Tu cerebro necesita silencio

La ciencia nos demuestra el impacto del ruido en nuestro sistema nervioso y, por lo tanto, la necesidad de cultivar el silencio. Especialmente en España, considerado el segundo país más ruidoso.
El silencio interior es posible incluso en entornos ruidosos. Sólo hay que saber como cultivarlo.