Tal vez has observado que a veces te sientes como vacía por dentro, cansada o incluso desilusionada, como si te faltara energía después de haber estado o hablado con alguien.

¿Sabes por qué a veces te sientes cansada o desilusionada en tus relaciones?

En la vida todo tiene energía y nosotros somos sensibles a esa energía. A veces entramos en una sala o un lugar nuevo y desde el principio o bien nos sentimos cómodos o todo lo contrario.

Lo mismo ocurre con la gente, hay personas con las que nos sentimos bien y otras que nos crean un sentimiento extraño dentro, incluso antes de ponerse a hablar. Eso ocurre porque cada persona tiene una energía diferente y porque todos somos sensibles a ella.

Son cosas que ocurren sin darnos cuenta, a un nivel muy sutil, pero que influyen muchísimo en nuestro estado de ánimo.

En realidad es bastante simple: las relaciones que tenemos con otras personas o bien nos dan energía o nos la quitan.

¿Te interesa saber si las relaciones que tienes con otras personas te dan o te quitan energía?

Para saber cómo son las relaciones que tengo con otras personas lo primero que necesito hacer es observar de forma consciente la relación para así poderme dar cuenta de lo que realmente ocurre cuando estoy en contacto con otras personas.

Puede ser que amigos o familiares que son cercanos a mí y que conozco bien me quiten energía porque tal vez tienen una actitud negativa o porque yo misma me siento juzgada cuando estoy con ellos o porque siento que algo en ellos es pesado y a mi me cansa.

Es decir, que alguien me puede caer bien y puedo sentir incluso amor por esa persona, y aún así es posible que esa relación me quite energía en lugar de aportarmela.

El primer paso para poder cambiar esa relación es, como siempre, el darse cuenta de lo que realmente está ocurriendo.

Si te interesa conseguir relaciones más sanas y estar mejor contigo misma yo tengo un ejercicio para ti.

El ejercicio consiste en que hagas una lista de las relaciones que tienes en tu vida por ejemplo con tu pareja, con tu jefe, con tus compañeros de trabajo, con tus hijos, con tus padres, tu familia, etc. y observes qué relaciones te dan energía y te hacen sentir bien y  cuáles causan en ti lo contrario.

Puedes trabajar con estas preguntas:

¿Cómo me siento cuando estoy con esa persona? ¿Cómo me siento después de haber estado con la persona? ¿me siento inspirado, optimista, más ligero, más alegre, más tranquilo o me siento pesado, como triste, negativo, preocupado? ¿siento que la persona me escucha y me aporta a mi algo o que estoy yo más pendiente de ella y de apoyarla yo a ella?

A continuación observa tu lista y párate un momento a observar cómo te sientes. A partir de aquí tienes varias opciones si quieres seguir el ejercicio, si no el simple hecho de ser consciente de lo que te da y te quita energía ya es todo un paso.

El ser consciente de ello hará que empieces a reflexionar más sobre el tema y que se te ocurran cosas que tú puedes empezar a hacer de forma diferente con respecto a esa persona.

¿Quieres crear más relaciones positivas y constructivas en tu vida?

Una vez has identificado las relaciones concretas que te cansan y que te quitan energía tienes tres opciones: dejarlas como están sabiendo que son lo que son; sacarlas de tu vida; o cambiarlas.

Desde ahí puedes empezar a analizar que pequeños pasos puedes  tomar para que, a medio plazo, esas relaciones puedan empezar a cambiar. Si tú cambias, la relación también cambiará.

La excusa de que el otro tiene que cambiar para que tú puedas ser feliz no funciona porque te deja en el papel de víctima. Reflexiona sobre como tú estás contribuyendo a esa relación y piensa sobre lo que puedes empezar a hacer de forma diferente.

Cuando yo empecé a hacer este ejercicio hubo muchos cambios en mi vida.

Algunas relaciones como por ejemplo con familiares, las mantuve pero reduje la cantidad de tiempo que pasaba con ellos.

En otras propuse yo diferentes temas de conversación o incluso compartí mis necesidades como por ejemplo la necesidad de no criticar o hablar mal de otras personas porque era algo que  a mi me quitaba energía.

En otras situaciones con amigos pude hablar abiertamente de lo que yo sentía para así poder explorar juntos como podríamos cambiar la relación para que yo me sintiera mejor.

Lo más duro es reconocer que una relación determinada no te llena pero una vez lo has hecho siempre hay una forma de mejorar la relación.

Os cuento cómo yo he conseguido cambiar mis relaciones al cambiar yo y mucho más en un retiro que organizo en octubre cerca de Valencia. Te puedes apuntar aquí: https://www.soniaherrero.com/es/retiro/



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 Comentarios
  1. Cristina 2 semanas

    Estoy en una etapa de mi vida que no se hacía donde ir,no soy capaz de avanzar nunca me río,la único que hago es aislarme y si estoy sola llorar, gracias cris

    • Autor
      Sonia Herrero 1 semana

      Hola Cris,

      muchas gracias por compartir algo tan duro y privado como lo que has escrito. Entiendo perfectamente cómo te sientes porque yo también he estado ahí, en ese lugar donde parece que nada tiene sentido y en el que simplemente dejar de existir o desaparecer parece lo más fácil. Pero también se por mi propia experiencia que se puede salir de ese agujero negro…si buscas ayuda. A mi me gustaría poderte ayudar o bien a través de sesiones de coaching o a través del retiro que organizo para mujeres en octubre. Encontrarás más información aquí: link to soniaherrero.com y también me puedes escribir directamente por email me@soniaherrero.com o por whatsapp: 004915731645556. Recuerda que no estás sola y que buscar ayuda cuando sientes que tu sola no consigues salir adelante es muy inteligente y muy humano.
      Te espero.

      Un saludo,
      Sonia

 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X