Me apunté porque una conocida me recomendó a la mujer que organizaba el retiro. No me lo pensé dos veces, no leí toda la información, no me pregunté qué haría toda una semana en un grupo de 50 mujeres desconocidas, no investigué sobre qué es un retiro. Simplemente seguí mi intuición y una voz interior que me decía “tienes que ir”.

Por aquel entonces yo no había estado nunca en un grupo exclusivo de mujeres. Para ser sincera, me asustaban las mujeres. Me comparaba mucho con ellas y me sentía insegura ya que sufrí mucho bajo la envidia y maldad de otras mujeres, al principio como niña, luego de adulta con mis jefas y compañeras de trabajo.

Así que llegué al retiro muy escéptica, con muchas dudas y además mi lado racional y masculino estaba muy preocupado por el hecho de que no íbamos a estudiar ni aprender ningún método concreto sino simplemente íbamos a pasar (para mí, “perder”) tiempo juntas charlando, cantando, bailando y en silencio meditando.

No sé exactamente cómo ocurrió porque la verdad es que fue para mí como un milagro, probablemente estaba ya madura, lista, sin saberlo, para un cambio profundo en mi vida pero la realidad es que me pude abrir a toda una serie de cosas que nunca había experimentado antes.

Cómo me ayudó ese primer retiro de mujeres

Pude abrirme a esas mujeres que eran completamente desconocidas y compartir cosas muy íntimas que nunca le había dicho a nadie.

Pude escuchar a otras mujeres y ver que detrás de una fachada a veces muy segura o fría se escondía una persona muy frágil, con muchas inseguridades.

Pude comprobar que los miedos que yo tenía a ser rechazada por las demás, a no gustar, a no encontrar mi lugar en el grupo, eran miedos compartidos por las demás y eso me relajó mucho.

Y poco a poco, al irnos todas mostrando cada vez más, pude empezar a relajarme y a abrirme a una forma nueva de contacto.

Pude aceptar los ejercicios de contacto corporal y sentir que alguien acariciaba mi piel sin ningún otro objetivo que el de que yo me sintiera bien y querida.

Pude conectarme con la música y bailar sin preocuparme por las miradas de los demás, simplemente sintiendo mi cuerpo y moviéndolo de forma libre.

Pude unir mi voz (aunque pensará que no sé cantar) a la voz de las otras mujeres mientras cantábamos canciones en idiomas antiguos y desconocidos y pude desconectar mi mente juzgadora cuando las lágrimas empezaron a rodar por mis mejillas sin que yo entendiera la causa o motivo de ello.

También pasé mis primeros momentos de soledad consciente. Paseos largos en silencio sola conmigo para poder sentir cómo estaba por dentro, cómo me sentía.

Pude darme cuenta de lo dependiente que me había vuelto de mi móvil y del contacto y estímulos del mundo exterior y ver lo mucho que me cansaba el estar siempre pendiente de los demás y de mi móvil.

Pude desconectar, realmente separarme del mundo fuera del retiro y respirar profundamente.

Fue como si hubiera cerrado la puerta de mi habitación para estar un momento tranquila mientras el resto del mundo seguía hablando a gritos, estresado y muy activo en el comedor.

Ahora organizo mis propios retiros de mujeres

Con el tiempo a ese retiro le siguieron muchos más a veces mixtos pero muchos de ellos solo con mujeres.

Y llego un momento en el que sentí el impulso de compartir todo lo que yo había aprendido e integrado en mi vida con otras mujeres organizando mis propios retiros en mi propio país.

Le estoy muy agradecida a la vida por el camino andado y por el que me queda por caminar.

Mi próximo retiro de mujeres lo organizo del 30 de octubre al 3 de noviembre en la naturaleza en un lugar cerca de Valencia. Te puedes informar aquí: https://www.erescambio.com/events/retiro-de-mujeres-parar-para-recargar/.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 Comentarios
  1. Marisa 4 meses

    Siempre he deseado hacer un retiro asi, ojala pudiera tener la oportunidad de ir alguna me podria dar informacion gracias.

    • Autor
      Sonia Herrero 4 meses

      Hola Marisa,

      muchas gracias por tu comentario y me alegra saber que tienes ganas de participar a mi retiro, creo que es una decision muy sabia y que te puede ayudar mucho. Aqui podras encontrar toda la información sobre el retiro: link to soniaherrero.com y si tienes más preguntas o dudas me puedes contactar o bien por email: me@soniaherrero.com o bien por whatsapp : +4915731645556
      En septiembre organizo un par de charlas online para que me puedas conocer y hacerte una idea más clara de mi trabajo. Puedes ver las charlas en la lista de eventos de eres cambio bajo el título: Mujeres serenas, relajadas y a gusto consigo mismas.

      Espero haberte podido ayudar y verte pronto o bien en la charla o en el retiro.

      Un saludo,

      Sonia

 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X