Conviértete en un “hacedor” de tu tiempo gracias a la Matriz de Eisenhower

VIVIR SIN TIEMPO

La falta de tiempo en nuestra sociedad se ha convertido en una pandemia. Hoy en día, ya no solo los ejecutivos van de culo, sino cualquier persona que te cruces por la calle. Para comprobar esto, te insto a que te acerques a cualquier gran avenida de tu ciudad (o, en su defecto, recuerdes la última vez que estuviste) y, simplemente, observes. ¿Qué es lo que ves? ¿A qué velocidad camina la gente? ¿Cuántas discusiones y peleas ocasionan los atascos o retrasos en el transporte público por llegar tarde?

Pero… ¡Atención! ¡Peligro! La cosa no acaba ahí. He llegado a ver incluso a críos de parvulitos caminar más rápido que muchos adultos, siendo arrastrados por madres o padres que los llevan, por la excusa de llegar tarde. Y es aquí cuando no puedo evitar preguntarme, llegar tarde… ¿a dónde? Me aterra pensar que si ya desde pequeños nos condicionan a creer que no tenemos tiempo, cuando seamos adultos, ¿qué crees que pasará? Viviremos creyendo que no tenemos tiempo y haremos todo lo posible para rascar segundos de cualquier lado. Acabaremos creando una sociedad que ¡vive sin tiempo!

 

¿CONOCES TUS CREENCIAS? EL ELEFANTE ENCADENADO

Las creencias que nos han implantado desde pequeños pueden habernos limitado mucho más de lo que pensamos. La metáfora perfecta para ello es la del “Elefante encadenado” de Jorge Bucay. Este cuento relata la vida de un elefante que ya desde que nace le hacen creer que un pequeño poste de madera al que está atado lo puede detener. Por eso, cuando llega a adulto, el elefante sigue convencido de que ese pequeño poste le puede limitar.

Cualquier impedimento o imprevisto que aparezca cuando queramos tomar acción, simplemente será una creencia o valor que en su momento creímos y nunca hemos revisado. Hemos crecido, al igual que el elefante, pensando que ese poste de madera, nuestra creencia limitante, todavía nos puede limitar. Para ello, me gustaría que te plantearas lo siguiente:

¿Realmente crees que así vas a poder disfrutar de cada experiencia vivida?

¿Realmente te crees capaz de encontrar paz y felicidad en los desasosegados momentos de tranquilidad de tu día a día, cuando careces de ellos?

¿Crees que tú eres el capitán de tu vida, es decir, el que está al mando?

¿Estás aprovechando cada segundo de tu día para llegar a ser la persona que quieres llegar a ser? O, por el contrario, ¿estás viviendo la vida de otro?

¿CÓMO MEJORAR NUESTRO AUTOESTIMA? 

“Lo importante es que lo más importante sea lo más importante”. Esta citación de Victor Kuppers introduce el concepto de lo importante. Pero, ¿qué es lo importante? O mejor aún, ¿qué es lo más importante? Muchas veces nos vemos comidos por el tiempo al no ser capaces de organizar y distribuir nuestras prioridades. Esto hace que nuestra energía vital (limitada) acabe en reserva antes de que acabe el día.

REFLEXIONA: ¿Cuántos segundos inviertes en pensar cosas del pasado o del futuro y no aprovechas las cosas que están hoy? Pierdes energía y acabas cansado -porque no dormiste lo suficiente-; sientes vergüenza -porque quedaste con alguien y al final no cumpliste-; sientes desánimo -por no poder alcanzar tu meta-; desgaste, frustración,… Cada cosa pendiente, o romper compromisos, acaba quitándote parte de esa energía. Por lo tanto, son precios que acabamos pagando y, en ultimo término, acaban desembocando en una baja autoestima por una falta de gestión de tiempo y emocional.

Si desarrollas una convicción absoluta en ti a través de tus creencias empoderantes, entonces ¡podrás lograr casi cualquier cosa!

 

¿CÓMO RECUPERAR ENERGÍA?

Una forma de recuperar parte de esa energía es con la realización de una “TO DO LIST” (o lista de tareas) en la que colocaremos todo lo que queda pendiente o queramos hacer. A cada cosa, le añadiremos el tiempo aproximado que creemos que vamos a tardar. Si dura entre 2-5 minutos hazla al momento, sino toca hacer el segundo paso: agendarla. Eso quiere decir ponerle fecha y anotarla en el calendario (sobra decir que debería ser de obligado cumplimiento). El hecho de anotar libera espacio en nuestra mente, dándole permiso para relajarse y no tener que estar siempre saturada por miedo a olvidarse alguna tarea. Anotar aquello a realizar debe ser primordial.

El segundo paso viene como solución al problema que puede surgir cuando no sabes realmente cómo organizar y distribuir la lista de tareas, pues no sabemos qué es lo más importante. Por eso en este artículo te presento: la matriz de Eisenhower.

NO SÉ QUÉ HACER CON MI VIDA

La Matriz de Eisenhower es una herramienta para la administración del tiempo. Te permitirá gestionar tus prioridades, ver a qué le dedicas más tiempo, pero, sobretodo, tomar conciencia de qué es importante y qué no.

La matriz se divide en cuatro cuadrantes.  El primero, es el cuadrante de lo Importante-Urgente hazlo ya!). Está reservado para las actividades contra el tiempo, es decir, proyectos con fechas de vencimiento, reuniones imprevistas, etc. Aquí se incluyen las tareas que van con tu propósito laboral y que requieren atención inmediata. En el segundo están las tareas Importantes-No Urgentes planifica!). Este debe ser nuestro ideal, el cuadrante en el que debemos vivir nuestro día a día. Aquí se añaden tareas que nos llevarán a lograr nuestros objetivos, nuestros propósitos, pero que no requieren atención inmediata. Un ejemplo sería planificar, fortalecer las relaciones sociales, etc.

El tercero está reservado a las tareas No Importantes-Urgentes (¡delega!). Serían aquellas tareas que son más importantes para el resto, más que para ti mismo. Muchas de estas tareas aparentan estar en el cuadrante 1, pero por el hecho de no ser importantes no lo están. Un ejemplo serían esos asuntos que no te aportan valor -una reunión social a la que no le das importancia-. Finalmente, el cuarto es lo No Importante-No Urgente elimínalo!). Son básicamente los robatiempos. Publicidad, mail personal, WhatsApp, Instagram,… aquellas acciones que representen una pérdida de tiempo.

 

¿CÓMO REDUCIR EL ESTRÉS? 

Si quieres poner en práctica la matriz, y conseguir reducir estrés manteniendo un orden externo e interno, te invito a seguir estos pasos:

  • Haz una lista de 10 tareas pendientes y 10 cosas que haces diariamente.
  • Al lado de cada tarea pon 1, 2, 3 o 4 dependiendo del cuadrante que creas que le corresponde.
  • Luego, ponle un % de tiempo que crees que le deberías dedicar o le dedicas.

Si la mayor parte del tiempo se la dedicas al cuadrado 1: tu vida está demasiado ajetreada y, bajo la creencia limitante de vivir sin tiempo, no llegarás a todo lo que realmente quieres. En este cuadrante acabarás estresado, agotado y te faltará tiempo para planificar, organizar,… Además, genera un peligroso círculo vicioso ya que, todo aquello que dejes de hacer, al final acabará en el cuadrante 1.

CONSEJO: Dedícale más tiempo al cuadrante 2 (Importante-No Urgente). Así harás una reducción de las tareas del cuadrante 1. Una forma de obtener más tiempo en el cuadrante 2 es revisar el 3, pero sobretodo el 4. Delega tareas y elimina los ladrones de tiempo, esto debe ser tu prioridad.

Ahora solo te queda hacer tu propio cuadrante. Así, no solo conseguirás reducir tus niveles de estrés y ansiedad, sino que, también, “ganarás más tiempo” para dedicarle a lo que realmente importa. Así lograrás seguir con tu propósito de vida y alcanzar tu mejor versión. Deja atrás las excusas, deja atrás el no puedo, el no tengo tiempo… y ¡CREA TU PROPIO TIEMPO!



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X