Cristina Santiago Terapeuta Holística Badalona

Soy Cristina Santiago, tengo 36 años y nací en Barcelona. Desde hace 6 años me dedico a ayudar a personas a mejorar su salud para reducir el riesgo de enfermedades. Hace 3 empecé a trabajar como Terapeuta Holística en mi actual centro de Badalona donde desde hace un año he asumido dirigirlo. En Cristina Santiago Centro Holístico tratamos al ser humano como una unidad global; no como partes aisladas como sucede en la medicina tradicional. Es por esta razón que tenemos en cuenta, no solo la parte física, sino también la mente y las emociones.

“Que tu alimento sea tu medicina.” de Hipócrates

Como Terapeuta Holística te dedicas a ayudar a personas a mejorar su salud para reducir el riesgo de enfermedades ¿Cómo descubres tu vocación?

Desde muy pequeña ya me interesaban temas poco habituales para mi edad: ¿Cómo funciona el cuerpo? ¿Cómo se transformaba la comida dentro del organismo? ¿De qué estaban hechos los huesos?… Era muy fan de los dibujos populares “Erase una vez la vida” y me encantaban las Ciencias Naturales en el colegio. Incluso recuerdo que una de mis obsesiones era hacer colonia y potingues varios. Me pasaba los fines de semana destrozando jardines para coger hierbas y flores para mis fórmulas y “recetas”. En la adolescencia descubrí la enciclopedia que había en casa (si, no había internet en casa y me aburría) no paraba de leer sobre fisiología, nutrición, etc. ¡Hasta me hacía apuntes y todo! Llegó el momento de la temida pregunta: ¿Qué quieres ser de mayor? Y como no lo sabía (¡ni una pista oiga!) estudié Administración y Contabilidad. Al terminar empecé a trabajar en una oficina y así es como me gané la vida durante muchos años.

Durante todo ese tiempo nunca dejé de lado a la “Mari-Hierbas” que llevo dentro. Siempre estaba con mis remedios naturales, la alimentación saludable y hacía cosmética y productos de limpieza naturales en casa. ¡Hasta tenía un blog dedicado a eso! Hace años, cuando a mi padre le diagnosticaron una enfermedad grave volví a conectar con esa parte mía de cuando era niña. Empecé a investigar, a preguntar y a formarme en terapias naturales para descubrir los factores que influyen en nuestra salud hasta enfermar.

La enfermedad grave de tu padre te permitió cuestionarte los métodos de la medicina tradicional (alopática). ¿Qué descubriste en todo este proceso?

Exacto, la enfermedad de mi padre me hizo vivir muy de cerca que sin salud por muchas ganas de vivir, si tu cuerpo no te responde, tienes muchas dificultades para llevar a cabo tu día a día.

Con él entendí que los medicamentos y las cirugías te mantienen con vida pero no te devuelven la salud. Es decir, vi que es importante que funcionen correctamente todos los procesos fisiológicos (nutrición, digestión, respiración y circulación). Así como, nuestros pensamientos y emociones. Porque éstas últimas influyen en el correcto funcionamiento del cuerpo, por ese motivo me dedico a las terapias holísticas que engloban todos esos aspectos.

¿Cómo Terapeuta Holística, cómo gestionas las enfermedades de tus clientes?

Actualmente la medicina tradicional (alopática) pone el foco y el remedio en los síntomas que causan dolor. Yo me formé para conocer y tratar la causa de la enfermedad. Son dos medicinas complementarias, donde la medicina ayurvédica ayuda a ser consciente de cómo funciona tu organismo y de este modo incorporar hábitos y rutinas mucho más saludables para no enfermar o mejorar tu salud. Esto es posible, principalmente gestionando y equilibrando las emociones. Esta autogestión de la salud permite reducir el dolor y mejorar la enfermedad, por lo que es posible una reducción o eliminación del consumo del medicamento a corto y largo plazo siempre con la supervisión de su médico/a. A la vez, permite recibir menos toxicidad por parte de los fármacos y reducir los efectos secundarios. O si no, ¿quién no toma un protector de estómago para evitar los efectos negativos de tantas pastillas?

Entonces, ¿qué método utilizas para conocer la causa de la enfermedad y reducir sus síntomas?

Mi método tiene el objetivo de fomentar el autoconocimiento del cuerpo y las emociones en hombres y mujeres que quieran aumentar su bienestar.

A través del ayurveda, la medicina tradicional que se practica en India, proporciono unas pautas de alimentación y hábitos para mantener o recuperar la salud.

Cuando se trata de mejorar el bienestar físico, utilizo la presoterapia, el reiki y sobre todo el masaje terapéutico. La presoterapia se realiza con maquinaria específica la cual hace un drenaje linfático en todo el cuerpo. Esta técnica es muy útil para aquellas personas que tienen problemas de circulación y retención de líquidos.

Por otro lado, cuando es necesario calmar la mente y equilibrar las emociones utilizo las Flores de Bach. Considero que son una buena ayuda y complemento a la gestión emocional de los problemas diarios.

También, gestiono en profundidad los problemas de la piel incorporando cosmética natural para cuidarse sin químicos. Ofrezco asesoramiento individualizado, cursos y productos naturales para cuidar el cuerpo, la piel y el cabello.

Hoy en día con el móvil y el ordenador realizamos malas posturas muy a menudo asociándonos molestias y dolores de espalda. ¿Cómo es una sesión de masaje terapéutico contigo en tu centro de Badalona?

En los primeros minutos realizo un diagnóstico postural de la persona visualmente. Estos movimientos fáciles y rápidos me permiten detectar las partes del cuerpo que necesitan ser tratadas. El masaje engloba todo el cuerpo, pero por supuesto se va a centrar en la parte necesaria a tratar. Considero que es importante prestar atención y tratar todas las zonas que influyen en el malestar físico.

Durante la sesión se realizan estiramientos y manipulaciones para reducir y/o eliminar el dolor y relajar la musculatura. El masaje se realiza con aceite de sésamo ecológico templado. Único aceite vegetal que tiene la capacidad de nutrir todos los tejidos corporales.

Estos masajes tan confortables los realizas en tu propio Centro Holístico de Badalona ¿Cómo haces realidad el sueño de abrirlo?

Efectivamente, soñaba con tener mi propio centro de terapias holísticas. Ahora que ya es una realidad, confirmo que tener mi propio espacio donde acoger a las personas, me permite ofrecer un entorno y trato mucho más acogedor. Ofrezco detalles pensados para que las personas se sientan como en casa, en un hogar, en espacio seguro y protegido donde van a ser cuidados por profesionales.

¿A quién le puede interesar venir a tu centro así como tus servicios?

Los servicios que ofrezco en mi centro de Badalona favorecen a las personas que quieren aumentar su calidad de vida y mejorar o eliminar su malestar físico y/o emocional. En concreto:

  • Personas con tratamientos crónicos que quieran reducir o eliminar su medicación diaria.
  • Mujeres familiarizadas con la importancia de evitar el contacto de los químicos y quieran usar cosmética natural. Así como jóvenes y adultos con problemas en la piel (psoriasis, acné, erupciones, etc.).
  • Profesionales estresados que necesitan relajar su cuerpo y quieran dormir mejor. Además de reducir sus dolores musculares y contracturas.
  • Mujeres con problemas de circulación y retención de líquidos
  • Recurrentes malas digestiones y problemas alimentarios.
  • Personas que se sientan mal emocionalmente a menudo o que tienen dificultades para mejorar su estado de ánimo.

Tu objetivo es que las personas aumenten su felicidad y fuerza interior. ¿Cómo defines estos dos conceptos que son tan buscados hoy en día?

Para mí la fuerza interior es un poder interno del que todos disponemos para hacer frente a todas las adversidades y obstáculos que vamos encontrando en nuestra vida. Es el motor para hacer realidad nuestros sueños y superar retos día a día. En cuanto a la felicidad, para mí es un estado de paz sostenido que no tiene nada que ver con hechos externos.

¿Cómo Terapeuta cuál ha sido la experiencia que más felicidad te ha proporcionado?

La experiencia con diferencia que más felicidad me ha proporcionado ha sido hacer el Camino de Santiago acompañando como voluntaria a un grupo de chicos con diversidad intelectual y movilidad reducida. Fui con la idea de dar y recibí mucho más. Yo sostuve al otro en sus actividades diarias (comidas, higiene personal, curas, desplazamientos, tiempo libre, etc.) y necesidades emocionales durante el camino. Y ellos me sostuvieron a mi para continuar caminando juntos. Esta experiencia para mí ha sido un regalo.

El día a día con ellos ha hecho que todavía de más valor a la salud y libertad que tenemos las personas con movilidad completa. Comprobé que los límites solo están en nuestra mente, hay personas que no caminan, pero vuelan. Desde entonces me repito que no hay retos imposibles. Si puedes soñarlo puedes hacerlo.

Entrevista realizada por Carla L. Mas


Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X