Decía Winston Churchill:

“ Mejorar es CAMBIAR” y “Ser «perfecto» es tener la valentía de cambiar a menudo”. 

Descubre la importancia de hacer cambios reales en tu vida  

Que difícil es poder decidir y arriesgarte en función de lo que tu interior te dice que quiere para ti. A medida que crecemos, hemos ido descartando muchos objetivos. Es por ello que para hacer un cambio real en tu vida, necesitas reconectar con tus sueños perdidos, tus ilusiones y ambiciones.

Nos han inculcado que lo importante en la vida es cuanto logramos, a donde llegar, que coche tener. Con esta mentalidad, simplemente se nos va pasando la vida corriendo atrás de no sabemos bien qué, pero no hay tiempo para parar y pensar. ¡Qué gran error!

La falta de toma de control sobre nuestro deseo hace que sea una locura, un mal humor o una depresión. Cómo procesar esa difícil realidad de no estar en armonía con lo que uno siente. Pero cada cambio nos genera miedo, tememos generar los cambios para que nuestra vida sea la que queremos y valga la pena.

Sin embargo, a esta afirmación deberíamos añadirle otra igual de importante: los cambios son positivos siempre que no perdamos la esencia, los propios valores. Por tanto, cualquier variación que hagamos a lo largo de nuestro ciclo vital debe tener como objetivo acercarnos un poco más a aquello que de verdad deseamos ser.

Primer cambio personal para ser más feliz 

Optar por el cambio no es una elección casual o un capricho. La mayoría de las veces, cuando hablamos de cambios importantes, hablamos de un acto de necesidad, de firme convicción y ante todo, de valentía. Porque en ocasiones no hay más opción que hacerlo, mudar la piel, arrancar raíces y buscar otros mapas para poder «ser», para poder reiniciarnos y hallar ese equilibrio entre necesidades y logros, entre deseos y conductas

El primer cambio que debemos generar es identificar nuestros pensamientos limitantes para poder gestionarlos y articular un cambio que nos permita tener la vida que soñamos.

Es imposible, ser 2 personas a la vez, la buena y la mala, la ordenada y desordenada, la que sueña y la que no, claro está que ambas están a dentro pero a cual le damos prioridad al momento de decidir ¿qué queremos hacer con nuestra vida?

Llegada una etapa de la vida, alrededor de los 40, en mi caso, nos empezamos a preguntar si esto es realmente la vida, o mejor dicho si es lo que queremos para nosotros en los años que queda por  transitar en esta existencia. Hay una publicidad que dice: – Ya llegaste a la mitad de tu vida, ¿y ahora?

Hay tantas cosas que no dependen de nosotros, nos creemos impunes e indestructibles, sin tomar noción que somos los organismos casi más delicados de la creación.

Estamos expuestos a tantas cosas, enfermedades, actos de la naturaleza, crisis económicas, y una lista tan larga que no vale la pena enumerar. Entonces, es un buen momento para que pensemos que es lo que en realidad queremos para nosotros, si esta vida que construimos y tenemos ahora o vamos a tener el coraje de jugarnos por un cambio. 

Cómo cambiar tu vida en 5 pasos

Nuestro cerebro es resistente al cambio, no le gusta, no lo ve correcto porque para él supone un desequilibrio y una amenaza directa a nuestra supervivencia. Esto nos lleva una vez más a la premisa de que todo cambio es traumático y por tanto, para mitigar ese impacto lo que debemos hacer es aplicar en el día a día 5 reglas; 5 enfoques de pensamiento que nos ayudarán a favorecer esa renovación personal.

  1. A través de la simplicidad surge la claridad

Si deseas cambiar tu vida, nada mejor que simplificar el proceso. Establece una meta, una fácil de conseguir (aunque forme parte de otra más grande y difícil). Cuando la consigas, proponte para mañana otra que sea un poco más complicada o que suponga un nuevo avance. Así, y sin que te des cuenta, tendrás ya media montaña conquistada.

  1. «Protege» tus nuevos comportamientos

Todo cambio, grande o pequeño, exige poner en práctica nuevas conductas. Sin embargo, hay un problema común del que no siempre se habla. ¿Cómo reacciona nuestro entorno ante esas variaciones? ¿Cómo reaccionan ante nuestra necesidad de renovarnos? Por lo que una vez que inicies el proceso, deberás aprender a redefinir tus vínculos.

«No intentes cambiar el mundo, intenta que el mundo no te cambie a ti» Carlos Ruiz Zafón

  1. «Ser» es más fácil que convertirse

Promover un cambio en nuestra vida nos supone trasformarnos en alguien que no somos. Esto no es ni lógico ni saludable.  Lo ideal es que todo cambio potencie la expansión de nuestro ser. Que nos permita hallar el equilibrio, pero desafiando a la vez nuestros miedos y limitaciones para dar un paso más allá. Un paso donde ajustar aspiraciones con logros, sueños con triunfos, bienestar con satisfacción.

  1. El miedo a lo desconocido está justificado

En muchos libros de autoayuda vamos a encontrar la siguiente frase «no tengas miedo, tú puedes, confía en ti». ALERTA, esta expresión tiene matices que debemos considerar:

  • Tener miedo es normal, así que no lo niegues ni lo escondas, limítate a entenderlo.
  • El miedo ante el cambio es ante todo temor a la incertidumbre, al qué pasará, al si seré capaz de, al si todo irá mal.

Entiende que este tipo de pensamientos responden al mecanismo de supervivencia de nuestro cerebro animándonos a que nos quedemos quietos y no nos arriesguemos.

Por lo tanto, no está de más aplicar alguna afirmaciones para reforzar el trabajo que estas haciendo, por ejemplo: 

  • Tengo miedo y mi temor está justificado. Es un proceso normal que debo entender y gestionar. 
  • Para reducir ese miedo me pondré objetivos realistas, sencillos y progresivos. Iré poco a poco, pero sin detenerme.
  • Si hay algo que tengo claro es que todo cambio me llevará a un lugar donde seré mejor. Todo cambio debe ser positivo. De ahí, que focalice mi mente en todo lo bueno que me va a suponer este proceso hasta la consecución del logro.
  1. Admira cada resultado

Si deseas cambiar tu vida, recuerda que las prisas no son buenas compañeras. Ir lento nos permite tener mayor perspectiva, ser más conscientes de cada paso realizado, de los errores cometidos y las rectificaciones que es mejor aplicar.

Realizar uno o varios cambios no es tarea fácil, no es un camino sencillo. De hecho, en ocasiones, la distancia más corta entre dos puntos no siempre es una línea recta, sino una travesía zigzagueante donde caer y levantarse dos y tres veces… donde perdernos y reencontrarnos, donde dar un paso adelante y dos atrás.

Sin embargo, no nos olvidemos de algo en esta aventura: de admirar cada resultado logrado. Porque el éxito logrado, nos corresponderá a nosotros mismos y a nadie más. Es un proceso donde solo hay alguien a quien complacer, atender y escuchar, y ese alguien somos nosotros. 

El acompañamiento es fundamental para alcanzar los cambios necesarios

Ahora bien, conseguirlo no suele ser fácil ni rápido, ni mucho menos agradable, al menos al principio. Es por ello que quiero decirte que yo puedo ayudarteDe esto se trata el coaching, del futuro, de un cambio, de ver que lo que siempre creímos imposible está ahí, claro que no es fácil, pero mi acompañamiento será posible pero sobre todo hay que tener el VALOR de intentarlo.

Llámame si eres un/a valiente: 633885800 para hablar de cómo puedes cambiar tu vida.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X