Cómo mejorar la autoestima de padres y padres

¿Qué es la autoestima?

Son las creencias, percepciones, emociones y pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos. Es la valoración que hacemos basándonos en nuestras experiencias.

La autoestima, nuestra confianza interna, se crea en la primera infancia.

La infancia es una etapa muy importante y personalmente creo que la más importante de nuestra vida, porque es la base para formar nuestra autoestima.

Aprendemos muchas cosas en esta etapa como andar, comer, hablar, vestirnos…y también las creencias, emociones, conductas, a partir de las cuales formamos nuestra personalidad.

Esta forma de ser nos determina quién somos y cómo nos relacionamos como personas adultas. En caso de formar una familia, también cómo educamos a nuestros hijos e hijas.

Cómo la infancia influye en la autoestima de nuestros hijos e hijas

De pequeños aprendemos observando, escuchando y así vamos adquiriendo creencias de nuestros padres, familia, profesores que nos limitaron y que a día de hoy se reflejan en los aspectos de nuestra vida personal, familiar, social, laboral, de pareja. Experiencias que nos provocaron miedo, sentirnos rechazados, desvalorizados, inseguros y que mermaron nuestras cualidades y potencialidades como niños.

Cuando nos decían una y otra vez que éramos buenos, guapos, encantadores, generosos, listos, divertidos… nos convertíamos en eso que nos decían nuestros padres, familia, profesores y así podíamos contar con una seguridad en nosotros mismos que nos permitía sacar nuestras mejores virtudes y poder reírnos de las dificultades y lograr lo que nos propusiéramos.

Ahora bien, si nos decían que éramos malos, tontos, distraídos, egoístas, mentirosos… entonces dábamos más crédito a nuestras dificultades y discapacidades porque claro, nos lo decían nuestros padres y de niños creemos lo que nos dicen, somos vulnerables y manipulables, y así con esta desconfianza en nosotros mismos, sufríamos y desarrollábamos una autoestima baja.

No hay niños que tengas más virtudes que otros, todos nacemos con un potencial que nuestros padres tienen que ayudarnos a desarrollar.

Hay que decir, que nuestros padres, lo hicieron por lo que ellos aprendieron y fueron educados, no nos quedemos en buscar responsables, lo importante es reaprender y hacernos nosotros responsables…ahora somos adultos.

¿Qué hacer cuando no tenemos Autoestima como padre o madre?

Para empezar a sanar nuestra autoestima, hay que reconocer lo que nos dañó de niños, las heridas emocionales o traumas que vivimos en la niñez porque nos afecta en nuestra vida actual. Hay que hacer un alto en nuestra vida y reflexionar acerca de nosotros, de lo que hemos vivido desde que éramos pequeños, aunque nos cause dolor.

Aprender a ver qué pensamientos, creencias, emociones son negativas y ya no nos sirven, para empezar a sanar desde dentro y sentirnos mejor. Reencontrar aquellas virtudes, recursos, habilidades que sí tenemos y ver que somos personas con talentos, auténticas, valiosas y que tenemos un potencial enorme para hacer lo que nos propongamos en la vida.

Decirnos que somos bienvenidos, generosos, nobles, amados, hermosos, genera adultos confiados, seguros y felices.

¿Cómo ayudar a que mi hijo/a también tenga una autoestima alta?

Es posible que las palabras agradables no estén en nuestro vocabulario porque nunca las hemos escuchado en nuestra infancia. Tenemos que aprenderlas porque si hacemos ahora este trabajo como adultos, recuperaremos la confianza y autoestima en nosotros y a la vez se lo daremos a nuestros hijos y estos cuando sean padres no tendrán que aprender estas palabras, frases bonitas porque saldrán de ellos con naturalidad hacia sus hijos. Esta cadena de palabras hermosas pasará de generación en generación sin que nuestros nietos, bisnietos, reparen en ellas porque será su forma de ser. Es una inversión de futuro con riesgo cero.

De ahora en adelante…¡sólo palabras de amor! Y verás cómo preocuparte primero por ti, estarás ayudando a que tu hijo/a también a sea feliz. Si quieres compartir cómo este artículo te ha ayudado en la educación de tu hijo/a, no dudes en escribirme en los comentarios o por correo. Será un placer leerte. Y si conoces a madres y padres que necesitan leer este mensaje, compartelo para ayudarlos.

¡Abrámonos al amor que somos!

 



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

3 Comentarios
  1. 4 días

    Bonito e interesante artículo, Silvia. Muchas Gracias por compartir tus conocimientos con nosotros.

  2. 2 semanas

    Me gusto mucho el articulo las palabras pueden construir o destruir a un adulto. Peor destruyen a un niño. Estos articulos tuyos nos enseñan a analizarnos y cambiar la actitud con los pequeños que son parte de nuestra vida como madre como tia etc.

  3. 2 semanas

    Sin duda no nos damos cuenta de la importancia de nuestras palabras, las decimos sin más y no vemos que calan mucho más de lo que creemos.
    No sólo en nosotros sino con más fuerza en los niños.
    Diálogo en positivo y con respeto.
    Gracias Silvia

 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X