Voy a comenzar haciéndote una pregunta, ¿Dejarías que cualquier persona entrara en tu casa? Es probable, aunque no lo sé con certeza, que tu respuesta sea un NO, y si es así, tiene bastante lógica, puesto que nuestro hogar, es un espacio de intimidad en dónde sólo las personas a las que consideramos de confianza  y nuestros seres queridos tienen, en general, las puertas abiertas.

Desde hace algunos años, llevo observando como la mayoría de los seres humanos, tenemos clara la importancia de beber agua o alimentarnos cada día, sin embargo,  tengo la sensación de que a nivel psicológico y emocional, no lo tenemos tan presente, y es que, de la misma manera que cada día es único e irrepetible, nuestro compromiso o dejadez con nuestro alimento psicológico y emocional diario es lo que, en muchos aspectos, está determinando la calidad con la que experimentamos cada día.

Déjame que te formule otra pregunta ¿Qué información estas dejando que entre en tu cabeza cada día? te invito a que pienses sobre la calidad de la información a la que prestas atención y, que en ella incluyas tu propio discurso mental puesto que, lo creas o no, esa información determina en gran medida como nos sentimos y como nos comportamos, ya que pensamiento, sentimiento y comportamiento están estrechamente relacionados.

Para mí, la lógica es la siguiente, de la misma manera que no dejaría entrar a cualquier persona a mi casa, a nivel psicológico, tampoco estoy dispuesto a exponerme a según qué tipo de información, incluyendo a lo que me digo a mi mismo cada día.

Es por ello, que hoy me gustaría compartir un pequeño hábito que hace años e introducido en mi rutina diaria y que, sin duda, ha mejorado significativamente mi dieta psicológica y emocional.

El ejercicio es muy sencillo, consiste es redactar y repetir cada día una lista de Mantras. La  palabra Mantra, significa etimológicamente, sonido, fonema, palabra o frase, que una persona se repite por el poder psicológico y espiritual que tiene para esa persona, y es que, como decía al comienzo, se trata de un compromiso con uno mismo, con mejorar la información que dejamos que entre en nuestra cabeza, como estrategia para mejorar nuestra Inteligencia Emocional.

Así que, si te apetece, te invito a que te pongas cómodo/a, pongas música que te inspire, y escribas diez frases en presente, en positivo y en primera persona, que te vendría bien escuchar cada día para alimentar tu cabeza y tu corazón, y que una vez que las tengas, te las repitas una o varias veces al día “De la misma manera que bebes agua todos los días” para mejorar la calidad de tus pensamientos y emociones.

Si te ha gustado el ejercicio, o te sientes atascado a la hora de redactar tu lista, puedes escribirme a raulravelom@gmail.com con el asunto MANTRAS, y estaré encantado de compartir contigo mi lista.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X