El laberinto de la vida

El laberinto de la vida… no tiene puerta de entrada, ni puerta de salida…

porque ya estás dentro.

El laberinto de la vida… no tiene ni anverso, ni reverso… ni tan solo

centro al que ir…

En el laberinto de la vida… todo camino que escojas, no será nunca

el definitivo… porque este siempre… siempre… se bifurcara en otro…

En el laberinto de la vida… tampoco hay caminos correctos o incorrectos…

porque en realidad… no hay ningún lugar al que llegar…

En el laberinto de la vida… recuérdate a cada instante… que el camino…

el camino en si mismo… es ya tu verdadero destino.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X