En mis sesiones de Tantra para Parejas he observado que es muy necesario echar una mirada qué significa la pareja, el amor  y la felicidad para cada uno de los integrantes y, que suele variar de acuerdo a las edades o circunstancias vividas.

¿Qué factores importantes buscamos en la pareja?

Las atracciones físicas son comunes, pero las conexiones  mentales, intelectuales y espirituales son un poco difícil de manifestarse en el mundo moderno.
Atrévete a sentir, atrévete a vivir ese instante peligrosamente, no dejes nada para mañana. Indaga dentro de ti aquellas barreras que no te permiten la entrega incondicional en la pareja. Es importante Dar sin medida, dar desde un corazón abierto dejando atrás el ruido de la mente. Verás que la magia amorosa sucede.
No busques el amor ideal, conviértete en amor puro y todo llegará por la ley del magnetismo permite que la vasta Inteligencia haga su labor, sin muros mentales, sin ver fotos amarillas del pasado. Déjate sentir, ábrete al cambio para que llegue lo nuevo.
Somos instantes completos reflejado ante el espejo del otro y en instantes dejamos de Ser.

Al hablar sobre el tema de Pareja Tántrica deseo  compartir un profundo texto de Osho que nos ayuda a reflexionar sobre un Amor Maduro.

Amar en lugar de necesitar

“Cuando nace un niño, depende de la madre. El amor hacia su madre es un “amor deficiencia”, necesita a la madre, no puede sobrevivir sin ella. Ama a su madre porque su madre es su vida. En realidad, no está enamorado, amará a cualquier mujer, a cualquiera que le proteja, a quien le ayude a sobrevivir, a quien satisfaga su necesidad. La madre es una especie de alimento que necesita tomar. De su madre no sólo recibe leche, sino también amor; y el amor también es una necesidad.

Hay millones de personas que siguen siendo infantiles toda su vida, nunca crecen. Crecen en edad pero su mente no crece, su psicología es infantil, inmadura. Siempre están necesitadas de amor, lo anhelan como si fuese su alimento.

Cuando el ser humano empieza a amar en lugar de necesitar, ha madurado. Empieza a rebosar, empieza a compartir; empieza a dar. El énfasis es totalmente distinto.

Con el primero se hace énfasis en como conseguir más. Con el segundo el énfasis está en cómo dar, como dar más y cómo dar incondicionalmente.

Esto es crecimiento, madurez. Una persona madura da. Sólo puede dar una persona madura porque es la única que tiene algo para dar. Ese amor no es dependiente. Puedes amar aunque el otro sea o no sea. Entonces, el amor no es una relación, es un estado.

El amor es dar sin esperar

Cuando florece una flor en la profundidad del bosque sin que nadie pueda apreciarlo, sin que nadie pueda oler su fragancia, sin que pase nadie y diga “preciosa”, sin que nadie saboree su belleza, su alegría, sin nadie para compartirlo, ¿Qué ocurre? ¿Qué le sucede a la flor? ¿Se muere? ¿Sufre? ¿Entra en pánico? ¿Se suicida? Simplemente sigue floreciendo, sigue floreciendo. Le da lo mismo que pase alguien o no, es irrelevante. Sigue esparciendo su fragancia a los cuatro vientos. Sigue ofreciéndole su alegría a Dios, a la totalidad.

El amor solamente sucede cuando eres maduro

“Cuando esté solo seguiré siendo tan amoroso como cuando estoy contigo. No eres tú el que origina mi amor. Si fueses tú, en el momento en que tú desapareces, también desaparecería mi amor. No estás extrayendo mi amor, estoy rociando con mi amor tu Ser. Esto es amor regalo, amor del Ser.””

Del libro “La Madurez, la responsabilidad de ser uno mismo” de Osho, pág. 63.

Deva Samita, www.tantrameditacion.com

Sesiones y Talleres de Tantra para Pareja en Barcelona y en Provincia de Tarragona. (Cita previa)



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X