Conócete a ti mismo

Ya siglos antes de Cristo, en la parte delantera y central del Templo de Delphos, se podía leer la inscripción ‘conócete a ti mismo’.

Sin duda hay tantos caminos a la felicidad como seres humanos en este planeta, pero creo firmemente que cualquier proceso de crecimiento personal y de búsqueda de la felicidad empieza por el autoconocimiento.

Por allí se empieza y por allí se sigue.

Al principio el camino es duro y son muchas las personas que al empezar a conocerse no se gustan y pasan del autoconocimiento a la autocrítica y al autocastigo. Hay otras que usan el autoconocimiento para auto justificarse. Pero hay algunas, más valientes y perseverantes que se tratan con amor, se aceptan con amabilidad y que continúan el camino. Pasan del autoconocimiento al autodescubrimiento.

Para estas personas la recompensa les irá llegando poco a poco, sorbo a sorbo y de repente un día se encuentran a gusto consigo mismas, con las personas que le rodean y con la vida en general.

¿Y qué es esto sino la felicidad?

Dice una fábula:

Que al principio de los tiempos, los dioses se reunieron para crear al hombre y a la mujer. Lo hicieron a su imagen y semejanza, pero uno de ellos dijo:
-“Un momento; si vamos a crearlos a nuestra imagen y semejanza, van a tener un cuerpo igual al nuestro y una fuerza e inteligencia igual a la nuestra. Debemos pensar en algo que los diferencie de nosotros, de lo contrario estaremos creando nuevos dioses”.

Después de mucho pensar, uno de ellos dijo:
– “ ¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad”.
– “Pero, ¿dónde vamos a esconderla?” – Respondió otro.
– “Vamos a esconderla en la cima de la montaña más alta del mundo”.
– “ No creo que sea una buena idea, con su fuerza acabarán por encontrarla”.
– “Entonces… podemos esconderla en el fondo del océano”.
– “ ¡No!, recuerda que les daremos inteligencia, con la cual, tarde o temprano construirán una máquina que pueda descender a las profundidades del océano”.
– “¿Por qué no la escondemos en otro planeta que no sea la tierra?”
– “Tampoco creo que sea buena idea, porque llegará un día que desarrollarán una tecnología que les permita viajar a otros planetas. Entonces conseguirán la felicidad y serán iguales a nosotros”.
Uno de los dioses, que había permanecido en silencio todo el tiempo y había escuchado con interés las ideas propuestas por los demás dijo:
– “Creo saber el lugar perfecto para esconder la felicidad, donde nunca la encuentren”.
Todos le miraron asombrados y le preguntaron:
– ¿Dónde?
– “La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”.
Todos estuvieron de acuerdo, y desde entonces las personas se pasa la vida buscando la felicidad sin darse cuenta de que la llevan consigo.

Pere Casas



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X