Deja a un lado lo que crees que espera de ti y disfruta de tus relaciones sexuales
Planead un mínimo de dos sesiones por semana durante 4 meses
A Hombres y Mujeres en Pareja que sienten inapetencia sexual

No todos los encuentros íntimos y sexuales son como nos gustaría, de placenteros y satisfactorios. Es por ello que, seguir estas pautas, dónde es fundamental respetar la naturaleza y los valores de cada miembro de la relación, restablece la armonía de la pareja, además de aumentar el placer en los encuentros.

Ahora mismo, si no seguís estas pautas o, unas parecidas, utilizáis gran parte de la energía en movimientos mecánicos y automatizados que se suelen repetir casi siempre y que han dejado de tener el valor que en sus días tuvieron. Esta actividad es muchas veces innecesaria porque lo importante es valorar más el no hacer sintiendo, que el hacer por hacer.

Este reto permite conocer mejor a la pareja, sobre todo porque a veces damos por hecho lo que a la otra persona le gusta. Y, a veces, la pareja no se atreve a comunicar sinceramente sus apetencias. Además, al dejar un lugar vacío para que surja la espontaneidad, permite sorprenderse por reacciones de vuestra pareja que nunca antes fueron mostradas.

Lo importante es que después de llevar a cabo el reto durante unos meses os deis cuenta de que, a veces, es suficiente estar presente para ti y para la otra persona. Porqué lo demás ya surge solo.

En que te ayuda

Disfrutar más de tus relaciones sexuales
A darte cuente de qué es lo que te apetece realmente y te gusta

Ser feliz en pareja
Unas buenas relaciones íntimas facilitan un buen entendimiento gracias al amor que se despliega en ellas

Mejorar la autoestima
Te sentirás libre de tus propias exigencias y de las de tu pareja en el terreno sexual

Mejorar la comunicación
A darte cuenta de que lo importante es “estar”

Combatir el estrés y relajarse
A ir despacio y respetándote en tus encuentros sexuales.

Qué tienes que hacer

Cread un espacio nuevo para que tengan lugar vuestros encuentros amorosos o renovad el que usáis habitualmente
Determinad con antelación vuestros encuentros íntimos. Usad un calendario dónde marcaréis vuestras próximas citas y cumplidlo. Deben darse con más frecuencia de lo habitual
Cada encuentro debe ir desprovisto de prisas. Tomad una media hora para las primeras e id aumentando el tiempo paulatinamente hasta las dos horas o más
Antes de entrar en vuestro espacio elegido, dejad de lado todos aquellos pensamientos relacionados con lo que creéis que vuestra pareja espera de vosotros en este acto. Simplemente no los tengáis en cuenta. Sentíos totalmente libres de obligaciones
El único objetivo de este encuentro es: no hacer nada para la pareja. En cambio, debéis permanecer en silencio y en contacto constante con vuestro propio cuerpo
Sentaos el uno frente al otro en una postura cómoda y dónde haya un buen contacto visual con vuestra pareja. Permaneced ahí respirando armónicamente y, poco a poco mirad si las dos respiraciones se producen simultáneamente. Si se da, permaneced en esa sincronía, si no se da, continuad relajados como estáis
Permitid cualquier expresión que surja del cuerpo, aunque ésta sea permanecer en quietud absoluta
Transcurrido el tiempo acordado agradeceos el uno al otro el respeto y la sinceridad y abandonad el espacio
Podéis comentar lo experimentado en otro momento, fuera del espacio íntimo o simplemente continuar varias sesiones más y daos una devolución de lo vivido más adelante

EJEMPLO

Una pareja en la que el hombre era mucho mayor que la mujer, acudieron a consulta porque el hombre no sentía el mismo apetito sexual que su pareja. Primero fingió sentirlo durante un año pero finalmente tuvo que sincerarse. Él estaba preocupado porque amaba a su pareja y los otros aspectos de la relación funcionaban bien. 

Sólo fueron necesarias dos sesiones de charla con ellos para que se animasen a probar esta forma de encuentros. La mujer estaba muy dispuesta a experimentar, eso ayudó mucho. Terminaron después de 6 meses, teniendo unas relaciones sexuales mucho más auténticas, sinceras, tiernas, largas, relajadas y con más amor y menos imaginación.

 

Valora este reto



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X