"Sonetos de Amor CXX" de W. Shakespeare

Este soneto me escogió para hacer un trabajo en la clase de teatro consciente con Anna Sabaté el pasado Diciembre; y tal y como yo lo entiendo, habla del espejo que nos hacemos los unos a los otros, lo que veo en ti, está en mi, y solamente porque está en mi puedo reconocerlo en ti. Habla de cómo funcionan las heridas del ego, en el mundo en el que vivimos desconectado de nuestra esencia: uno necesita de la herida del otro para sobrevivir; donde somos víctimas y verdugos al mismo tiempo como en Crash.

El mensaje es que solo a través de la conexión con el alma, el corazón y sus dones, como la humildad y la compasión, las dos partes de una relación pueden unirse y reconocerse como un único ser, y así, sanarnos a través de la relación con el otro.

CXX

Que una vez fueras duro ahora me enternece,
 y en gracia de la pena que sentí yo entonces
 mi nervio al peso de mi crimen se estremece;
 fuera, si no, forjado en duro hierro y bronces.
Que, si a ti mi aspereza igual te ha trastornado
 que a mí la tuya, habrás vivido una agonía,
 y yo, tirano, a calcular no me he parado
 cuánto yo un tiempo en tu delito padecía.

Ah, hubiera nuestra noche mísera a mi alma
 hecho ver cómo hiere pena verdadera,
 y pronto a ti, como a mí tú, aplicado hubiera
 bálsamo humilde que llagados pechos calma.

Mas ya ese crimen tuyo es fondo de recate:
 rescata el mío al tuyo:¡el tuyo me rescate!

 



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X