¿Tienes 50 años, más o estás cerca de tenerlos? ¿Te asusta sentir el paso del tiempo y tener la sensación de no haber sido una mujer feliz o de que ya no te queda tanto tiempo para serlo? No te quepa la menor duda de que la felicidad no tiene nada que ver con la edad. Ser feliz es una cuestión de mentalidad, de ganas y sobre todo de compromiso contigo misma para serlo.

La edad es un dato cronológico

La edad  te indica los días que han transcurrido desde tu nacimiento hasta el día de hoy, no hay más. ¡Ya está bien de presionarnos con la edad! Si no te has casado a los 30, mal, serás una solterona. Si no has sido madre a los 40, mal, tu reloj biológico te alerta y te dicen que “ya se te está pasando el arroz”. Si no has sido feliz antes de los 50, mal, ya te has hecho mayor para serlo. ¿Mayor? ¿Mayor para qué? ¿Por qué permitir que un “dato” determine tu vida? ¿Por qué escuchar creencias de otros que nada tienen que ver con quien tú eres y  lo que sientes? Siempre hay tiempo para ser feliz, para soñar, para crear nuevos retos e ilusiones.

Te comparto estos 5 consejos para que aprendas a ser una mujer feliz a los 50 

1. Olvídate de los números

Poner un 5 delante de los años que cumples no es ningún drama, más bien al contrario, indica que estas aquí, viva, despierta, latiendo, respirando, sintiendo. Valora de verdad tu tiempo, el tiempo real que destinas a ser consciente de lo que haces, de lo que piensas, de lo que sientes, de lo que accionas y olvídate de limitarte por la cronología o caer en  creencias preestablecidas. TÚ no estás mayor , ni eres mayor. Eres una mujer plena y consciente del tiempo vivido y del que tienes por vivir.

2. Valora tu vida, tus experiencias

Todo ha tenido un “para qué”, un mensaje para ti. Ahora eres mucho más completa, más consciente, más sabia. Tienes claros tus valores, quién eres, qué quieres y ese es un tesoro que llega con los años y la experiencia. Te aseguro  que ahora tu cofre esta mucho más lleno de posibilidades de ser feliz y sentirte plena, que cuando tenías 20 años.

3. Reconéctate

Recupera tu lista de sueños, ilusiones y regálatela de nuevo. Observa lo que se ha mantenido, lo que ya no te motiva o ya no es importante para ti, los sueños y deseos que ahora incorporarás a esa lista y crea un plan para ponerlos en marcha. No te centres  en tu edad sino en el tiempo, el tiempo es un valor que no se estira ni se alarga, un  minuto es un minuto, no lo desperdicies alejándote de ti, de lo que realmente sientes y quieres en tu vida.   Nada de lamentaciones, ni nostalgias de “otros tiempos mejores”, tu mejor tiempo es hoy y ahora, porque es desde aquí, desde dónde estás viviendo. El pasado no puede volver a vivirse, el futuro no existe , la vida es HOY. Nunca es tarde para activar tus sueños y reconectarte a ti misma.

4. Vive en mayúsculas 

Vive sin miedo. Si sientes que los días pasan más deprisa, aprovéchalos al máximo, disfruta de tu vida, de tu cuerpo,  de los tuyos, de tu gente, de tu pareja, de tu libertad, de lo que piensas. Abraza sin temor, baila, canta, ríe, llora, besa, ama,  siente en ti y con los demás,  ama sin medida, reenamórate de tu pareja, enamórate de alguien. La vergüenza de la adolescencia o la juventud ya no está, pide lo que deseas y vívelo. Lo que sí está, es todo lo que has aprendido, sabes lo que anhelas , lo que te gusta, lo que no quieres. Aprovecha toda la sabiduría que has adquirido y posees dentro de ti y ponla a tu servicio para vivir en un estado de plenitud.

5. Ámate

La edad te da “tablas”, claridad, visión, sabiduría. Ahora sabes muchas más cosas que cuando tenías 20 o 30 años. La juventud no es un término cronológico, para mí, es un término que define un estado de ánimo, una energía, una actitud ante la vida. Se puede ser joven a los 70 y mayor a los 30. Amarte y amar te mantiene joven independientemente de lo que ponga en tu DNI. Disfruta de ti misma, valora quién eres, todo lo que has creado  a lo largo de tu vida, mímate, cuídate. Desde ahí es posible amar a los demás. Es una experiencia maravillosa que te será más fácil sentir ahora, tu escala de valores está muy clara, sabes qué quieres y a quien no quieres en tu vida. Activa proyectos, ponte a estudiar, fórmate, invierte en ti, en tus sueños, en tu progreso, sabes gestionar tus SI o tus NO y si  aún no lo has conseguido, estás en un estado de lucidez, conciencia y voluntad hacia ti misma tan claro, que no tendrás ningún inconveniente en formarte o pedir ayuda, para ir “a por ti” y “a por lo que quieres”.

Una invitación especial para ti

Te invito a unirte al taller “Mujer feliz a los 50”, en el cual Nuria Escarré, Nora  Villafranca y yo, Gemma Seguí Muñoz, queremos compartir contigo herramientas, vivencias y experiencias que nos han llevado a vivir “los 50” con total plenitud, conectadas a nuestra esencia, conscientes del valor del tiempo, agradecidas de cada aprendizaje que hemos obtenido a lo largo de los años para aprender a abrazar la vida sin miedo y en total coherencia con nosotras mismas. Si quieres ampliar información sobre nuestro taller, asiste a nuestra charlas gratuitas . ¿Te vienes a ser feliz a los 50? Si tienes dudas o comentarios, estaré feliz de leerte.


Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X