Un estado negativo, como la tristeza por ejemplo, es un estado en el que me siento carente de algo, me siento carente de amor y en consecuencia aparece la tristeza, en el caso de la pereza me siento carente de energía y aparece la pereza.
Analicemos bien este movimiento, porque es muy interesante.
La tristeza aparece por ejemplo, cuando proyecto el amor en alguna persona, y de repente esa persona me deja, o desaparece. Como había proyectado el amor en una forma, al desaparecer la forma, creo que desaparece el amor y aparece la tristeza. Digo “creo que desaparece”, porque el amor siempre está, igual que la energía y la luz, nunca pueden desaparecer estas 3 cosas. Pero nos confundimos, porque en nuestra mente está grabado que si el otro me abandona o me rechaza no puedo vivir el amor, y entonces vivimos el desamor como algo real, cuando en realidad el amor en mayúsculas sigue estando aquí.
Por lo tanto, vemos que los estados negativos surgen del error, surgen de ideas erróneas que han sido grabadas en nuestra mente desde pequeños.
Por ejemplo, si yo tengo una idea (estas ideas son inconscientes) de que si no me hacen caso, o sino tengo a alguien a mi lado es que no me quieren, cada vez que las personas que para mi son importantes dejen de hacerme caso o me dejen solo, aparecerá la idea de que no me quieren, he perdido el amor, y aparecerá la tristeza. Por eso normalmente, gastamos tanta energía en intentar que los demás me hagan caso, y que se queden a mi lado, y que me valoren por lo que hago, porque intentamos huir de la sensación de no sentirme querido o dicho de otra manera, porque buscamos desesperadamente el amor y la felicidad.
El problema es que lo buscamos en el lugar inadecuado, ya que el amor no está en las formas, en el exterior, sino que está dentro, y lo vivo en la medida que lo doy. Normalmente estamos tan preocupados intentando conseguir que me quieran, que me valoren o que me den seguridad, que nos olvidamos de entregar amor, y solo puedo vivir el amor, cuando lo doy, cuando amo, sin necesidad de conseguir nada, lo que me llena es el hecho de expresar, de entregar este amor.
Así que una manera de tratar los estados negativos, es potenciar, poner un esfuerzo en desarrollar, la energía, el amor – felicidad, y la inteligencia.
Si hemos visto que la pereza es que tengo los niveles de energía bajos, pues lo que me toca hacer es movilizarme, para que la energía vuelva a fluir. Si me invade la tristeza, puedo disolverla ejercitando el músculo del amor. Si estoy en el amor, no hay espacio para la tristeza, si estoy en la energía no hay espacio para la pereza y si estoy en la luz no hay espacio para la estupidez o el aburrimiento.
Y esta es la propuesta de moments de vida, movilizar nuestro potencial de energía, de luz y de amor. Este desarrollo que hacemos de las 3 cualidades nos fortalece internamente y hace que los estados negativos vayan perdiendo terreno.


Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account

X
X
X