Error de pensamiento: Anticipar lo peor

Reto de cambio: Valorar qué pruebas reales tengo de que las cosas van a suceder como pienso. 

Este error de pensamiento consiste en prever de antemano que va a ocurrir una situación desagradable. Cuando, en realidad, es poco probable que suceda tal como se había imaginado. Anticiparse al futuro; ayuda a prevenir o a saber diferentes opciones para apaliar consecuencias que pueden llegar a ocurrir. Sin embargo, la mayoría de nosotros/as cuando imaginamos que va a suceder, solo relatamos una situación desagradable, la cual nos condiciona a la hora de vivirla, creyendo que ira tan mal como hemos pensado. Es importante valorar las probabilidades reales de que suceda una de las alternativas posibles; y, ante todo, no centrarse en la peor (cuando se va mi hijo/a con sus amistades; lo primero que pienso es que va a tener un accidente mortal. Cuando pido algo en el trabajo; lo primero que pienso es que será denegado.

Consecuencias de los pensamientos anticipatorios improductivos

  • Aumenta las sensaciones de temor y ansiedad, y en general de vulnerabilidad.
  • Bloquea la capacidad para buscar soluciones.
  • Provoca, en ocasiones, una huida de la situación.

Ejemplos

Pensamientos catastrofistas

«Seguro que mi hijo/a no cumple lo que hemos pactado; como tantas otras veces.»

«¿Y si algún coche se salta el stop cuando mi hijo/a cruza por el paso de peatones?»

Pensamientos no catastrofistas

«Otras veces, mi hijo/a no ha cumplido con lo que habíamos acordado. Voy esperar a ver qué pasa esta vez, y si realmente ocurre lo que temo, indagaré con mayor profundidad qué dificultades tiene y trataré de pactar objetivos más realistas, aunque no sean los ideales.»

«Lo cierto es que ese paso de peatones, justo a la salida de la circunvalación no está en el mejor sitio. Voy a enviar una carta al responsable del ayuntamiento argumentándole la necesidad de poner también algún tipo de badén para que los coches tengan que disminuir forzosamente su velocidad.»

“Lo que piensas, lo serás. 
Lo que sientas, lo atraerás.
Lo que imagines, lo crearás.” – Buda

Identificar los “y si…” y  “seguro que….” de nuestro discurso es el primer paso para reducir el uso. Es muy importante no sufrir por algo que no sabemos si va a pasar. Además, de perjudicarnos ya que aquello que imaginamos, tiene más probabilidad de que sucedda. Te animamos a realizar este reto para corregir este error de pensamiento y que nos cuentes tu experiencia en los comentarios.

Aquí te compartimos más retos para corregir otros errores de pensamiento comunes.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X