Error de pensamiento: Creerse responsable de todo o nada

Reto de cambio: Repartir la responsabilidad de los sucesos entre las personas implicadas

Es común pensar en la culpa; el motivo por el cual un seceso ha transcurrido de la forma que hemos percibido. Sin embargo, muchos/as de nosotros tenemos la errónea tendencia de responsabilizarnos de todo o de nada. Cada uno/a de nosotros/as se posiciona en un extremo cada vez que ocurre una situación desagradable. Y es que no podemos controlar todos los factores que influyen, solo los nuestros, de ahí que debemos saber qué está en nuestras manos y qué no.

Consecuencias negativas de la falacia de control

Cuando se cree responsable de todo

  • Genera sentimientos de culpabilidad.
  • Conlleva dificultades para delegar responsabilidades.
  • Produce agobio por exceso de responsabilidad.

Cuando no se cree responsable de nada

  • La paralización de actuaciones dirigidas a modificar la situación.
  • La aparición de intensos sentimientos de impotencia.
  • La disminución de la probabilidad de cambiar la situación.

Ejemplos

Pensamientos con falacia de control por exceso

«María no lo ha conseguido. Con ella he fracasado como mujer.»

«No consigo que mis compañeros/as se impliquen en el nuevo proyecto.»

Pensamientos sin falacia de control por exceso

«María no ha logrado los objetivos que nos planteamos. Yo me siento en parte responsable, pero la verdad es que he hecho todo lo posible para que esto no ocurriera. Sus resultados no sólo dependen de mí, también, y muy especialmente, dependen de ella misma.»

«A mis compañeros/as les está costando implicarse en el nuevo proyecto, y yo me siento en parte responsable. Pero la verdad es que he hecho todo lo posible para que esto no ocurriera; no sólo depende de mí, también depende de que ellos hagan su parte y de las características del propio grupo.»

Pensamientos con falacia de control por defecto

«Yo ya le he dicho a Sonia lo que tiene que hacer; si no me hace caso, es su problema.»

«Esto no se arregla hasta que la Ministra de Educación…»

Pensamientos sin falacia de control por defecto

«Además de informar, yo puedo hacer otras cosas para ayudar a Sonia a seguir las indicaciones: tratar de averiguar qué dificultades o dudas tiene, entender esas dificultades y dudas, ayudarle a planificarse y motivarle para que asuma determinados compromisos El beneficio es mutuo, a mí también me gustaría que me ayudaran.»

«Sinceramente, creo que mientras no se modifiquen las leyes, sí puedo intentar cambiar la forma en que doy alguna de las materias en clase, para hacerlas más atractivas y estimulantes.»

 

Buscar en cada situación los factores externos (condiciones mitológicas, otras personas, normas sociales, etc.) y los factores internos (motivación, valores, habilidades, autoestima, etc.). Y pregúntate ¿Qué depende de mí? En la respuesta tendrás las razones por las que preocuparte y cambiar si no te benefician.

“Querer cambiar el mundo es un verdadero error cargado de sufrimiento. En lo que de verdad se debe pensar es en cambiar a uno mismo”

Te animamos a realizar este reto para corregir este error de pensamiento y que nos cuentes tu experiencia en los comentarios.

Aquí te compartimos más retos para corregir otros errores de pensamiento comunes.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X