Hombre joven en la naturaleza con las manos en la cara

Error de pensamiento: dramatizar una experiencia desagradable 

Reto de cambio: evitar el uso de adjetivos desmesurados en la descripción de una experiencia desagradable 

El uso de adjetivos desmesurados como «horroroso», «insoportable», «fatal», «terrible», «catastrófico», etc… hace que la realidad que percibimos y sentimos esté mucho más exagerada negativamente de cómo es. Una dramatización es el relato de una historia como trágica; cuando ésta no lo ha sido en su totalidad. Es importante que delante un atasco, el retraso a una cita o reunión, al romper un bien preciado, etc. Describamos esa situación desagradable de la forma más objetiva posible; de este modo no aumentaremos nuestra reacción emocional desagradable. Aquello que nos decimos debe ser un mensaje esperanzador para mejorar las situaciones posteriores a la vivencia desagradable.

Es muy recomendable valorar las situaciones del 1 al 10; donde 1 serían las situaciones totalmente agradables y 10 las situaciones más desagradables posibles. Con esta evaluación más objetiva; nos damos cuenta que difícilmente una situación cotidiana del día a día pueda obtener un 10. Entonces, solo debemos ajustar nuestro vocabulario a la puntuación obtenida. Y reservar los adjetivos desmesurados para situaciones muy extremas.

Consecuencias del uso de adjetivos desmesurados

  • Dramatiza la gravedad de la situación.
  • Produce sentimientos de incapacidad para poder afrontar la situación.

Ejemplos

Pensamientos con adjetivos desmesurados

«Esto es insoportable; ¡cómo se atreve a mentir de una forma tan descarada

«¡Otra vez con retrasos en el aeropuerto, esto es intolerable

Pensamientos sin adjetivos desmesurados

«No me gusta que me mientan, me parece violento y realmente me siento ofendido/a. Voy a ver cómo se lo planteo para que no vuelva a ocurrir.»

«Bueno, esta vez el retraso no me coge desprevenido/a. He traído un par de cosas que quiero leer y hasta ahora no encontraba el momento.»

 

Busca en tu discurso, cómo relatas lo que te sucede. ¿Hace falta utilizar los adjetivos más radicales? Recuerda que el evitar el uso de adjetivos desmesurados, hará que afrontes mejor las situaciones desagradables. Lo que hará que estés más orgulloso/a de cómo superas aquello que no te gusta. A la larga, una misma situación no desatará en ti tanta emocionalidad desagradable.

Te animamos a realizar este reto para corregir este error de pensamiento y que nos cuentes tu experiencia en los comentarios.

Aquí te compartimos más retos para corregir otros errores de pensamiento comunes.



Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

0 Comentarios
 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X