Soy Óscar Gil Solá, tengo (déjame pensar) 45 años y vivo en Barcelona. Desde siempre he compaginado varias actividades, pero todas tienen un foco común: dejar que la Vida me encuentre. Trabajo en dos mundos paralelos. Por una parte, soy Instructor de Kundalini Yoga (el yoga de la consciencia) y Terapeuta Esenio y Egipcio. Y por el otro, soy Ingeniero Industrial y Profesor asociado a la Universidad. 

“Mirada de cerca, la vida es una tragedia, pero vista de lejos, parece una comedia”
Charles Chaplin

Tu foco es dejar que la vida te encuentre, ¿qué significa esta frase para ti?

Yo considero que si buscas la vida que quieres,te pierdes todas las oportunidades que esta te podría ofrecer y no lo sabías. Con cada pensamiento restringimos la forma en la que vemos el mundo que nos rodea, ya que lo conformamos de una determinada manera, y por tanto nos abrimos a un número finito de posibilidades. Cuando dejas de pensar, de proyectar si lo prefieres, el campo se abre y todo es posible. Entonces, la vida te encuentra y te sorprende a cada instante.

Supongo que quieres que la vida encuentre a muchas personas para que pueda sorprenderles a cada instante como lo hace contigo. Concretamente, ¿en qué ayudas a tus clientes?

Principalmente les ayudo a encontrarse. La ayuda que ofrezco se basa en irse encontrando para ser el centro de tu vida y dejar de ir perdido/a con las experiencias que corresponde vivir.

¿Te has preguntado por qué tu jefe/a no valora lo que haces, por qué tu compañero/a se enfada cada vez que llegas con la compra equivocada. En definitiva… ¿Por qué la tostada siempre cae del lado de la mantequilla? Es agotador vivir en lucha constantemente e imposible de ganar la batalla ¿verdad?. Tu forma de vivir depende de tu foco, de dónde te colocas y desde dónde te relacionas.

Cuando vives para lo que te rodea, el mundo exterior te define y vives conforme a tu creencia de cómo deberías ser. Construyes una realidad que has hecho tuya, a través de la cual te expresas y te relacionas. Todo lo que eres y expresas se basará en este foco, será el filtro que definirá todo lo que ves. ¿Te suena? Todo tu entorno seguirá reaccionando para alimentar tu lucha interna, intentando conseguir un objetivo inalcanzable: ser la persona perfecta para todo el mundo, y para ti.

Cuando vives desde el interior, desde tu centro, el mundo se define y se relaciona contigo a través de cómo tú te expresas y de cómo te perciben. Lo estás definiendo tú porque te estás expresando como eres realmente. Siempre serás perfecto/a, porque emanas lo que eres y no quieres alcanzar otra meta que ésta. Lo curioso del caso es que el mundo te acepta y conseguirás lo que parecía inalcanzable porque esa será tu definición del mundo, tu creación, tu centro. Tu lucha habrá terminado.

En mis sesiones, la persona encuentra las claves de porque vive de una determinada manera; de porque enferma y de porque está bloqueado/a sin avanzar. Por tanto, mi proceso terapéutico consiste en empezar a sintonizar contigo mismo/a y hacer visible lo invisible. 

¿Qué es hacer visible lo invisible?

Hacer visible lo invisible es llevar lo inconsciente al plano consciente. Este conocimiento proviene de las certezas, las cuales nos permiten comprender y comprendernos mejor. Es decir, esta información es aquella que sabes sin saber que ya sabías. Lo que normalmente sucede y no beneficia este proceso es que queremos entenderlo todo. Para ello, buscamos o nos hacemos nuestras propias explicaciones para comprender que hemos sentido, dejando, aparentemente, atrás las dudas y el miedo a equivocarse.  Esto sucede mucho, por ejemplo, cuando tenemos que tomar decisiones importantes. Hay un momento de lucidez donde tenemos la certeza de qué tenemos que hacer. Pero pasado ese momento, entramos en el espacio de las dudas, del miedo a equivocarte… y olvidamos que ya sabíamos. Encontrarse ayuda a ser más fiel a lo que uno/a es.

¿Qué sucede durante este viaje a nuestro interior?

Tenemos la oportunidad de vivir plenamente y ser libres. Al no hacerlo, vivimos a través de nuestras máscaras y sombras. Es decir, nos identificamos con nuestro personaje, con nuestras pertenencias. Cierra los ojos un momento… y ahora imagina que te han rayado o robado el coche, el móvil o cualquier objeto que uses a diario. ¿Has sentido el arañazo en tu cuerpo? Pues te diré una cosa: tú no eres tu coche, ni tu móvil, ni tus pertenencias. Tener o no tener un objeto no va a hacer que seas diferente. No son las experiencias las que nos hacen ser de una determinada manera, sino cómo las vivimos.

La próxima vez que pierda algo, tendré en cuenta esta reflexión. En tu biografía mencionas que cada persona realiza su camino, ¿qué camino has hecho tú para estar hoy aquí?

Bufff, pues me lo he pasado en grande dándome tortazos. Todo equilibrio gira en torno a la ley del péndulo, lo único que cambia a medida que avanzas hacia el interior es la amplitud de las oscilaciones. Desde que tengo memoria he experimentado toda suerte de experiencias energéticas, meditativas, etc. Pero éstas no encajaban en el mundo en el que vivía. Por lo que siempre decía para mí que tenía varios trabajos. Según la época, estudiar, trabajar, etc. y el mío propio, al que dedicaba igual o más horas que los demás. ¿Te puedes imaginar la lucha que significa cuando todo lo que te rodea no va en la misma dirección que todo lo que experimentas dentro de ti? El mundo carece de sentido y cuesta tomar aire para respirar.

Mi camino para encontrarme fue salir del armario, a través de la sanación, como terapeuta. Fue abrir la puerta y ya todo cobró sentido.  Llegaron las herramientas que me permitieron entenderme y expresarme sin dualidad. Como no, la amplitud de las oscilaciones del péndulo se fueron reduciendo cada vez más. Ya no es la vida quien dirige mis pasos, sino mi libertad la que le da espacio a la vida para que se manifieste en cada momento.

¡Qué metáfora más bonita! ¿Durante este proceso hasta salir del armario como terapeuta, ¿qué experiencias concretas, formaciones, conversaciones, etc. te hicieron realizar el cambio?

La verdad es que muchas… herramientas, técnicas, conversaciones y sobre todo personas. Pero lo principal fue seguir el camino de mi maestro interior, de la intuición o las inquietudes que me empujaban, si lo prefieres. Una buena amiga me dijo un día que en mi caso no hacía falta explicarme demasiadas cosas, que sólo apuntando la dirección ya encontraba el camino. Creo que en menor o mayor medida es así para todos y todas. Es decir, hay inputs en lo que experimentamos que nos hacen madurar de una determinada manera. Cada uno/a encuentra la forma en que le es más fácil, pero al final eres tú y sólo tú el que llega a una comprensión, a un entendimiento de algo o a realizar un camino con sentido. Por mucho que te enseñen, nadie puede aprender por ti. Eso sí, ¡te lo pueden facilitar infinitamente!

Esta trayectoria te ha definido como persona y profesional. Actualmente, ¿qué técnicas utilizas en tus sesiones?

Para mí, la técnica solo es una herramienta que permite expresarte para alcanzar un objetivo. En este sentido me gustaría hablarte de las Terapia Esenia y Egipcia. Se trata de terapias energéticas que trabajan sobre el cuerpo. A través de la sucesión de diferentes gestos conforman un tratamiento. Aunque se trabaja sobre el físico, con la ayuda de aceites esenciales, realmente se está trabajando sobre el campo energético de la persona. Cualquier sesión empieza por un equilibrado de chakras y limpieza de nadis principales (canales de energía), lo que llamamos las previas, que preparan el cuerpo para recibir el tratamiento.

La verdad es que las he explicado de mil formas diferentes, breve y extensamente, y siempre me queda la misma sensación de vacío. Pues la experiencia de la persona que recibe la terapia Esenia y Egipcia, igual que la que la ofrece, no se puede expresar en palabras. La base de esta terapia es el cuarto chakra, el amor incondicional, la compasión y la energía crística. Aunque te pases la terapia llorando, que a veces pasa, no dejas de rozar con tu alma la esencia de lo divino.

Cuando empecé la formación de tres años, mis compañeros venían de haberse formado y recorrido multitud de técnicas. Todos y todas coincidían en el mismo punto: no encontraban parecido con ninguna otra. He experimentado y trabajado con muchas otras técnicas, pero a nivel terapéutico sigo ofreciendo solo las Terapias Esenias y Egipcias. Considero que son las más completas y por tanto las que mejor pueden ayudar a la persona que lo necesita. Evidentemente con esto no estoy diciendo que las otras técnicas no sean buenas. Cada una tiene su espacio y su lugar.

Sé que no será una tarea fácil describirme con palabras cómo es una sesión contigo porque se debe vivir. Para aquellos/as que todavía no han tenido el privilegio, ¿cómo es?

Es una sesión de escucha desde el alma. En cualquiera de las actividades que realizo, el nexo común sería la creación de un espacio donde la persona puede abrirse y verse desde otra perspectiva. La sanación siempre viene por la apertura del alma y por lo dispuesta que esté a avanzar.

Este trabajo es importante porque las personas raras veces nos mostramos. Siempre ponemos por delante una manera de actuar que nos protege, o eso pensamos. Mostramos solo una faceta de nosotros/as la cual oculta todos los miedos que tenemos. Pero como en el fondo nos queremos mostrar, hay algo que nos empuja a avanzar y superar nuestros miedos. Este paso es propiamente la apertura del alma. Cuando dejas de ser tú (tu personaje del día a día) y te abres a experimentar el Tú que desconoces. Este trabajo personal te hace avanzar hacia todo lo que no te permite ser o manifestar tu esencia.

¿A quién le puede interesar tus servicios?

Mis servicios les sirven a las personas que quieren tomar consciencia, generalmente, de las pequeñas cosas y actuar de un modo diferente a como lo hacen. Imagina que tienes una reunión familiar importante. Seguramente lo que harás será presuponer. Proyectar todo aquello que ya sabes que va a suceder porque es lo que ha sucedido siempre. ¿Crees que algo puede cambiar si te sigues relacionando con ello de la misma manera? Puedes probar a vaciar la mente y ver ese evento como algo neutro, bonito y lleno de armonía. Ves como tu suegro llega tarde, como siempre, pero sin juzgarlo comprendes que tendrá sus motivos y lo aceptas sin más. Tu pareja ha comprado un vino horroroso, pero lo aceptas porque sin juzgarlo sabes que a él/ella no le van estas cosas. Los niños/as no paran de hacer ruido y correr por todas partes, pero lo aceptas sin juzgarlo porque has entendido que son niños.

Si no reaccionas a todas estas cosas ni te relacionas con ellas no las alimentas más. Esto lo puedes conseguir visualizándolo previamente desde ese espacio de armonía que quieres crear. Ocurra lo que ocurra, tu mirada sobre todo será otra, por lo que el evento se convertirá en otra cosa. Lo sorprendente es que, con el tiempo, a medida que tú cambias, lo que ocurre a tu alrededor empieza a dejar de relacionarse contigo de la misma manera. Todo empieza a cambiar, porque dentro de ti permites que cambie.  

Entiendo que para ti es fundamental el equilibrio entre tu interior y aquello que haces tanto a nivel personal como profesional. ¿Podrías definir qué es para ti el equilibrio y cómo se logra?

El equilibrio es estar en paz con tus elecciones. Un buen punto de partida es gestionando las emociones. Cuando estas ya no te arrastran, estás empezando a visualizar un nuevo camino, una nueva manera de vivir. Luego, como siempre, hay más habitaciones para visitar en el castillo como la meditación como actividad y el vivir prácticamente en un estado meditativo, pero por algún lugar se tiene que empezar. La respiración es una clave imprescindible para el equilibrio. Es la que regula nuestro sistema nervioso, energético, emocional… en definitiva a nuestra mente.

Des de tu paradigma, ¿cuál es la explicación a nuestras enfermedades?

La enfermedad siempre es el resultado de una lucha interna, de un desequilibrio entre lo que somos (nuestro personaje) y lo que Somos (nuestra esencia). El problema está en identificar su origen, su causa… Esta suele venir de muy lejos, en muchas ocasiones de otras vidas.

Es curioso como alguien te viene a la consulta con un dolor en el hombro que no tiene pies ni cabeza. Después de mucho tiempo con tratamientos convencionales y no tan convencionales, sigue igual. Realizas un tratamiento para este tipo de lesiones, la persona al comentar luego la sesión te describe el recuerdo y la vivencia de cómo una lanza había atravesado su hombro. No hace falta más, la certeza de un hecho que se hace consciente, ya sana la enfermedad.

Para ir acabando esta agradable conversación, ¿cuál es tu definición de felicidad? ¿Cómo logras serlo?

Fue Gary Cooper quien dijo que “un hombre feliz es aquel que durante el día, por su trabajo, y por la noche, por su cansancio, no tiene tiempo de pensar en sus cosas”. Yo añadiría, y aquí va una pista de cómo lograrlo, que eres feliz cuando vives el presente como si contuviera todo el pasado y todo el futuro. En este punto atemporal se encuentra la plenitud de tu consciencia porque vives plenamente.

Y para finalizar, y mirando hacia el futuro, ¿cómo te gustaría que fuera el museo de tu vida?

Me gustaría que contuviera todo lo bueno y lo malo que he experimentado en esta vida. De la misma manera que no cambiaría nada, pues lo que he vivido es lo que ha permitido que hoy sea quien soy y lo que me queda por Ser. Tampoco querría que nada fuera ocultado. Quisiera que fuera un punto de encuentro, un museo de aquellas personas con las que he compartido camino de una manera u otra, pues en la medida que se da siempre se recibe.

 

Entrevista realizada por Carla López Mas


Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

1 Comentario
  1. 8 meses

    Estoy completamente de acuerdo con que las enfermedades, después de los 6-8 años de edad, nos las creamos nosotros mismos…generamos nuestra creencia en base a las vivencias y por lo cual la enfermedad solo es el aviso de que algo no es coherente en nuestra vida o sistema de creencias….
    Un buen terapeuta sólo es el que sabe acompañarte en tu proceso de desarrollo, o crecimiento o como quieras nombrarlo, lo dificil es poder encontrar el que puede hacer la amalgama necesaria! por maestría, por experiencia o simplemente por una gran empatía, pero si el terapeuta consigue esa simbiosis con el paciente, este deja de serlo y pasa de paciente a ser evolucionante y por lo que genera en dicho terapeuta el gran placer de una labor y una energía descomunal!!
    Tu tienes ese poder, su generosidad y tu desarrollo hacen que los que nos acercamos a ti, sintamos esa paz de saber que contamos con alguien que nos sabe “acompañar”y eso, es momentos álgidos de nuestra vida, es imprescindible!!
    Gracias por ser quien eres, gracias por estar en mi vida!!!

 

Informaciones que se difunden a usuarios (clientes):

Inicia Sesión con tu Email o Nombre de Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

X
X
X